Cada vez más frecuentemente los empleados de alta tecnología trabajan desde sus hogares

1
758

La encuesta reveló que un sorprendente 60% de los trabajadores israelíes a tiempo completo de todos los sectores de la economía informaron que tenían algo que decir sobre cuándo podían llegar y dejar sus trabajos, el 20% reveló que tenían la opción de trabajar desde casa.
Pero entre las personas empleadas en la industria de alta tecnología de Israel, el número que podía establecer sus propias horas alcanzó el 80% y más de la mitad dijeron que tenían la opción de trabajar en casa. Solo el 10% dijo que no tenían opciones de tiempo flexible.
También hubo muchas diferencias entre las diferentes categorías de trabajadores con respecto al tiempo flexible. Alrededor del 35% de todos los hombres informaron que no tenían flexibilidad en el trabajo en comparación con solo el 26% de las mujeres, lo que probablemente refleja el hecho de que las madres trabajadoras prefieren opciones de cuándo y dónde trabajar.
Unicamente el 27% de las personas de 34 años o menos dijeron que no tenían flexibilidad en las condiciones de trabajo, mientras que después de los 34 años esa proporción se eleva a un tercio. Por otro lado, cuanto más alto subas en los rangos, más tiempo de flexión obtendrás: solo el 16% de las personas que se describieron como altos ejecutivos dijeron que no tenían flexibilidad laboral, mientras que el 26% de los mandos intermedios informaron que tenían ninguna.
En lo que parece ser una señal de confianza del empleador, o tal vez simplemente un beneficio para los empleados de alto nivel, el 23% de los que reciben un salario mensual fijo, en lugar de trabajar por hora, dijeron que tienen la opción de trabajar en casa.
Como era de esperar, el 85% dijo que creía que el tiempo flexible mejoraba su satisfacción laboral, mientras que el 75% dijo que si mejoraba su rendimiento y ayudaba a la organización para la que trabajaba.
El hecho de que más empleadores no permitan el tiempo flexible podría ser una función de las leyes laborales desactualizadas de Israel.
Las encuestas descubrieron que entre un cuarto y un tercio de los empleadores dicen que las leyes laborales no fomentan la práctica. Como un ejemplo, citan el caso de un empleado por hora que sale temprano un día y recupera el tiempo perdido al día siguiente. Conforme a la ley, él o ella recibiría pago de horas extras por las horas extra del segundo día, a pesar de que el total de horas trabajadas durante los dos días era igual al mínimo legal.■

1 Comentario

  1. Es evidente que las leyes laborales no están preparadas para las nuevas tecnologías y eso que del teletrabajo o trabajo en casa, ya sea parcial o completo, se lleva hablando desde hace dos décadas, hasta se convirtió en una moda mencionarlo en discursos y artículos periodísticos, al menos en España. España, el país con más estafadores, ladrones y vagos por metro cuadrado, o con los sindicatos de izquierdas empeñados en fomentar los contratos de funcionarios públicos, fijos a perpetuidad aunque no den un palo al agua, o centrados únicamente en los contratos que existían antes fijos y qué eran más o menos como ser funcionario con los sindicatos ejerciendo presión a los empresarios cuando uno de sus afiliados tenían problemas laboral, pero la derecha del Partido Popular se encargó de desmantelar todo eso en menos de dos décadas y ahora los españoles suspiran por ser algún día medio funcionario del estado temporal metiéndose en el ejército, lleno de fascistas, o por un contrato temporal de unos pocos meses y que alcance el salario mínimo. La realidad con el teletrabajo también era muy distinto a lo que quería hacer creer la derecha, más bien lo único que existía eran trabajos para enviar correos electrónicos de spam para empresas de publicidad subcontratadas o para rellenar encuestas para empresas subcontratadas de estudios de mercado, ganando un cuarto de shekel por encuesta o carta completada, o cada 20-30 minutos de trabajo. Con los años, las posibilidades aumentaron con los empleos de teleoperadores, tal y como se ven en las películas americanas pero con un sueldo más mínimo, además especialmente estafadores y pesados ya que el contratado también cobra una pequeña comisión. Sí que existen ya algunos teletrabajadores, después de tantos años no quedaba más remedio, pero son más bien unos pocos ya contratados de nuevas tecnologías, aunque de otra cosa que la derecha hablaba hace décadas, de la flexibilidad laboral, sí es una realidad, ahora cualquier español acepta cualquier empleo de lo que sea y algunos hasta aceptan salir fuera de su ciudad, siendo normal encontrar doctorados universitarios vendiendo libros.