Autoridad Palestina castiga a los palestinos que venden casas a judíos

1
96
Mahmoud Abbas Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0 2
  • La Autoridad Palestina está presionando a los grandes clanes en el Este de Jerusalén para castigar a quienes vendan casas y tierras a judíos en la parte oriental de la ciudad.
  • Recientemente, los clanes más grandes en el Este de Jerusalén celebraron reuniones donde amenazaron con desterrar a cualquiera que venda casas y tierras a los judíos. Los que vendan se arriesgan a morir.

Según fuentes de Fatah, la Autoridad Palestina liberó a Issam Akel, residente de Beit Hanina en Jerusalén, quien estuvo detenido en el centro de interrogatorios palestinos en Ramallah bajo sospecha de vender casas a judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Akel, quién también posee ciudadanía estadounidense, fue liberado como resultado de la presión de Israel y Estados Unidos sobre la Autoridad Palestina.

Este grave incidente llevó a la Agencia de Seguridad Israelí (ASI) y a la Policía de Jerusalén a investigar las sospechas de que Issam Akel habría sido secuestrado en el Este de Jerusalén y trasladado contra su voluntad a Ramallah para ser interrogado.

Como parte de la investigación Adnan Gheith, gobernador de la Autoridad Palestina de Jerusalén, y Jihad al-Faqih, director de Inteligencia General del Este de Jerusalén, fueron arrestados bajo sospecha de estar involucrados en el secuestro. Ambos son socios cercanos del general Majid Faraj, jefe del Servicio de Inteligencia General Palestino.

Recientemente se ha revelado que la Autoridad Palestina también ha ejercido una fuerte presión sobre los principales clanes palestinos que viven en Jerusalén, para imponer boicots sociales y familiares a cualquiera que venda tierras o casas a judíos en el Este de Jerusalén.

La Autoridad Palestina está presionando a la familia Joudeh, del barrio de Aqbat Darwish en la Ciudad Vieja de Jerusalén, después de que su hogar fuera vendido a judíos por $17 millones por el empresario Khaled al-Atari. Adeeb Joudeh, miembro de la familia, ocupa un lugar destacado en el episodio de la venta de la casa familiar a judíos. La llave de la Iglesia del Santo Sepulcro fue confiada a su familia hace varios siglos y Adeeb anunció que le estaba transfiriendo la llave a uno de sus parientes.

El predicamento de la Autoridad Palestina

La venta de propiedades y tierras a los judíos es de particular interés para la Autoridad Palestina, que considera este hecho como parte del plan de Israel para “judaizar” la Ciudad Vieja de Jerusalén, especialmente en las áreas cercanas a la Mezquita de al-Aqsa en el Monte del Templo y la Ciudad de David.

A raíz de la venta de la casa de la familia Joudeh a judíos la Autoridad Palestina lanzó una amplia campaña en las redes sociales contra la venta de propiedades a compradores judíos.

Según los detalles del Centro de Información Palestina en Silwan, durante el período comprendido entre 2014 y octubre de 2018 se vendieron 44 viviendas palestinas a judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalén y en la aldea de Silwan.

Durante 2015 se vendieron dos casas en Silwan a judíos, tres se vendieron en 2016, una en 2017 y dos más en 2018.

En un intento por poner fin a las ventas la Autoridad Palestina ha logrado convertir el tema de vender casas a judíos de un tema político a un asunto tribal-familiar.

El alto funcionario de Fatah, Bilal Al-Natsheh, líder del Consejo Popular de la Autoridad Palestina en Jerusalén, dijo que vender propiedades y tierras a los judíos es “una gran traición nacional” y que con cualquiera que venda es necesario tratar el tema desde una perspectiva legal y nacional. Hizo un llamado a la Autoridad Palestina a investigar todas las transacciones que involucren la venta de casas a judíos en Jerusalén y a procesar a los vendedores.

Debido a la presión de la Autoridad Palestina varios clanes importantes del Este de Jerusalén, incluidos al-Husseini, al-Dajani, Nashashibi, Abu Jabal, Abu Tsawi, al-Budeiri y otros, se reunieron en los barrios de Ras al-Amud, Shuafat, Jabel Mukaber y Silwan para discutir el fenómeno de vender tierras y casas a judíos.

El sheikh Abd el-Majid Ramadan, mukhtar de Beit Hanina al-Tahta, pidió acciones contra los vendedores y sanciones contra ellos que actuaran, [para que sirvan] como elemento disuasivo y ejemplificante.

El 14 de octubre de 2018 representantes de varias familias de Jerusalén Oriental se reunieron en Shuafat para diseñar una estrategia para combatir la venta de tierras y propiedades a los judíos. Durante la reunión se decidió eliminar la protección de las familias y clanes y asesinar a cualquiera que venda casas a los judíos.

La familia Al-Rifai emitió una advertencia de que cualquier persona que pretenda vender o comprar un permiso por escrito para cualquiera de sus casas o tierras debe presentarse ante el consejo de familia y recibir una autorización por escrito. Si esto no se hace esta persona debe asumir la responsabilidad y sufrir las consecuencias de esta omisión.

Sheikh Yacoub Al-Rajbi, uno de los miembros de más edad de la familia, declaró que lo que empujó a la familia [en esta decisión] fue que los colaboracionistas han estado vendiendo tierras a los judíos. “Esto es algo peligroso y quiero preservar la reputación y el buen nombre de mi familia”, explicó.

La familia Al-Abdin, en Jerusalén Oriental, también publicó su opinión oficial, afirmando que quería que los miembros de la familia tuvieran mucho cuidado con la venta de propiedades o tierras a cualquier persona y consultaran con los de más edad, de lo contrario no sería responsable por los errores cometidos. En el anuncio, la familia advirtió que cualquier persona que vendiera casas a judíos sería castigada y la familia retiraría su protección.

En la ciudad de A-Ram, en el Norte de Jerusalén, hubo una gran reunión de miembros del clan Al-Natsheh en la que se advirtió a los miembros de la familia contra la venta de propiedades y tierras a los judíos.

Como resultado, la Autoridad Palestina está bajo una considerable presión sobre este particular, y es muy dudoso que sean capaces de prevenirlo. Las sumas ofrecidas por estos hogares por organizaciones judías activas en el Este de Jerusalén son muy altas y son una gran tentación financiera. La lucha por el Este de Jerusalén está en plena vigencia. Las organizaciones judías están comprando casas palestinas lícitamente y la Autoridad Palestina no tiene medios legales para evitarlo. No es difícil de hallar un palestino en crisis financiera y que necesite una gran suma de efectivo.

Por esta razón, la Autoridad Palestina está actuando a través de sus servicios de inteligencia para intimidar a los residentes de Jerusalén Oriental y disuadirlos. Esta intimidación es ilegal y viola los Acuerdos de Oslo. Como resultado de su impotencia frente a este fenómeno, la Autoridad Palestina ahora está tratando de activar las fuerzas tribales y sociales en un esfuerzo por contenerlo. Sin embargo, no lo detendrá por completo.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs. Yoni Ben Menachem

1 Comentario

Dejar respuesta