Austria cerrará siete mezquitas y expulsará hasta a 60 predicadores islámicos

4
1036
Sebastian Kurtz Foto: EU2017EE Presidencia de Estonia Wikimedia CC BY 2.0

El Gobierno austríaco anunció que cerrará siete mezquitas por difundir ideas extremistas y adoctrinar a menores de edad, y expulsará hasta a 60 imanes que reciben financiación del exterior, supuestamente desde Turquía.

“Las sociedades paralelas, el islam político y el extremismo no tienen cabida en Austria”, declaró en en Viena el canciller conservador Sebastian Kurz.

La decisión se tomó tras una investigación por la aparición de unas imágenes en las que un grupo de niños recreaban con uniformes militares -posando incluso como cadáveres amortajados con banderas turcas- la batalla de Galípoli, desarrollada en suelo turco durante la Primera Guerra Mundial.

Las imágenes desataron un gran debate público en Austria sobre las ideas y los valores que se impartían en algunas mezquitas de la asociación austro-turca ATIB, que cuenta con imanes cuyos sueldos son sufragados por Turquía.

Sobre las mezquitas que se cerrarán en distintos lugares del país -cuatro en Viena, dos en la región de Alta Austria y una en Carintia- pesa la acusación, en un caso, de difundir ideas ultranacionalistas turcas y, en otros seis, de promover una lectura ultraconservadora de los principios islámicos.

En concreto se cerrará una mezquita en Viena vinculada a ideas turcas de extrema derecha y otras seis de una pequeña asociación árabe que difundía ideas próximas al salafismo, una corriente ultraconservadora del islam.

La asociación minoritaria que gestiona esas seis mezquitas con prédicas próximas al salafismo -la Comunidad religiosa árabe- será además disuelta, anunció el Gobierno.

La asociación islámica mayoritaria en el país, la Comunidad de Culto Musulmán (IGGiÖ), ayudó en las investigaciones y aseguró que las mezquitas no contaba con los permisos apropiados para funcionar, según anunció el Ejecutivo.

La asociación austro-turca ATIB, que cuenta con unos 100.000 miembros, pasa por una asociación muy próxima al islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

El ministro del Interior, el ultranacionalista Herbert Kickl, aseguró que hasta 60 predicadores de ATIB podrían ser deportados junto a sus familias -en total alrededor de 150 personas- por violar la ley austríaca que prohíbe a los imanes recibir fondos desde el exterior.

Esta es la primera vez que se aplica la ley aprobada en 2015 que prohíbe cualquier financiación extranjera de los predicadores y los lugares de culto musulmanes para limitar la influencia foránea sobre la comunidad islámica austríaca.

“En Austria existe la libertad religiosa”, aseguró el vicecanciller austríacos, el líder ultranacionalista Heinz-Christian Strache.

“Por eso es importante que ese principio no sea utilizado para el adoctrinamiento político”, agregó.

El Gobierno austríaco anunció recientemente también una iniciativa legal para prohibir el velo islámico para niñas en jardines de infancia y escuelas primarias para evitar su posible discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades.

En Austria vive alrededor de medio millón de musulmanes -en su mayoría de origen turco y bosnio-, lo que representa el seis por ciento de la población de un país de mayoría católica. EFE

4 Comentarios

  1. Mal camino lleva Europa si un gobierno de ultraderecha es el que tiene que resolver el problema del terrorismo yihadista en Europa. No hará mucho, el líder de la ultraderecha austriaca era Jorg Haider, el que consiguió llevar al gobierno al partido FPO, además de declaraciones con las típicas barbaridades de neonazis, fue amigo de Gadafi y también visitó a Sadam Hussein para darle su apoyo, lo que a la postre fue una de las causas por las que perdió el puesto de líder del FPO. Aparte de esa pasión por líderes musulmanes que estaban a punto de perder el cuello, al parecer recibió 5 millones de dólares de Saddam y probablemente también unos cuantos de Gaddafi. Poco después, en el 2008, falleció en un accidente de coche por exceso de velocidad después de salir borracho de un club de ambiente gay. Su novio y sucesor en el nuevo partido ultraderechista que fundó, lloró desconsolado la pérdida, aunque poco después le echaron del partido por homosexual, la mujer de Haider echó la culpa de la muerte a Israel, lo mismo que creen todos los ultraderechistas y neonazis austriacos y de otros países como España.

    • El novio de Haider era Stefan Petzner, había sido nombrado presidente del partido de ultraderecha nada más morir Haider en el accidente de tráfico tras haber estado bebiendo alcohol en un local de ambiente gay. “Petzner se habría sincerado a la prensa austriaca sobre su affaire con Haider. “Era el hombre de mi vida. Nuestra relación iba más allá de la amistad” dijo, para añadir que la mujer de Haider, Claudia, “no se oponía” a su relación. El nombramiento de Petzner fue voluntad de su mentor, quién siempre hizo ver que le gustaría que él le sustituyera en el cargo.”. El partido echó al sucesor de Jörg Haider por revelar que ambos mantenían una relación gay.

      El anterior partido ultraderechista FPO de Haider lo suelen confundir los medios con el BZO, fundado por Haider tras conseguir el gran éxito del FPO y salir de este. El FPO actual es el partido que gobierna en coalición con la derecha democristiana austriaca del VPO, mientras que el BZO de Haider ha desaparecido tras el último fracaso electoral.

      Tras la muerte de Haider, la esposa “oficial”, Claudia Haider, apareció en los medios despotricando contra Israel por haber asesinado a su esposo, al parecer después el abogado de la familia lo descartó tras las investigaciones oficiales. En las teorías conspirativas que difunden en internet los neonazis, siembran las dudas por ejemplo poniendo en duda que Haider fuese homosexual, sería lo que aseguró alguna vez su esposa Claudia, además aportan análisis del accidente con pruebas como que el coche era de lujo y blindado para poder tener una gran deformación en una carretera de baja velocidad, y otras cosas parecidas.

Dejar respuesta