Australia: arrestan maestro de escuela judía por pedofilia

1
1351
Foto: Sitio el colegio Mount Scopus

La policía estatal de Victoria, Australia, arrestó a un maestro en una escuela judía de Melbourne después que su anterior empleador supuestamente descubrió pornografía infantil y tomó fotos subrepticiamente en una computadora que usó.
“Los detectives han acusado a un hombre tras una investigación sobre la pornografía infantil y los incidentes de abuso en una escuela de los suburbios del este”, dijo un portavoz de la policía, diciendo que los supuestos hechos ocurrieron entre 2014 y 2017.
El hombre de 52 años, cuyo nombre está en reserva, fue acusado de producir pornografía infantil y poseer pornografía infantil, dijo el portavoz. El sospechoso es empleado del Mount Scopus Memorial College y trabajó en el Bialik College.
El Bialik College dijo en un comunicado que descubrió la evidencia como resultado de su “política proactiva de protección de la infancia y procedimientos que incluyen robusta investigación, procesos de inducción y monitoreo”.
“Recientemente, una auditoría de equipos informáticos resultó en el descubrimiento de este material”, dijo el comunicado. “Inmediatamente, la escuela notificó a la Policía de Victoria”.

El rabino James Kennard, director del Mount Scopus Memorial College, declaró a la agencia JTA que el empleado fue suspendido inmediatamente hasta nuevo aviso y que la policía dijo que no había denuncias de que el sospechoso había estado en contacto directo con niños, lo que Bialik College también mencionó en su declaración.

“Naturalmente, la seguridad de nuestros estudiantes es nuestra máxima prioridad”, agregó el rabino

El sospechoso aparecerá en el Tribunal de Magistrados de Melbourne el 10 de agosto.

1 Comentario

  1. Es un delito y se debe castigar, además de prevenir una casi segura futura reincidencia con psicoterapia. En España el tratamiento de estos casos en la Iglesia Católica es muy diferente, además tratándose de delitos de abusos físicos, no es por ver fotos en internet. En Estados Unidos, y otros muchos países, se descubrieron múltiples casos de sacerdotes pederastas protegidos por la cúpula de la Iglesia Católica, trasladados de ciudad donde volvían a reincidir, y echando toda la culpa a los niños o coaccionando a sus padres. En Estados Unidos al menos fueron descubiertos y la Iglesia Católica pagó una indemnización multimillonaria, aunque el Papa no pudo ser procesado, protegido con los hilos que mueve el Vaticano. Pero en España los casos de pederastia, que todos los españoles sospechan que existen, caen con cuentagotas en los medios de comunicación o la justicia, y, como en el reciente caso múltiple de Los Romanones en Granada, salen indemnes, ya sea por la prescripción del delito o por falta de pruebas porque el juez dice que los denunciantes no tienen credibilidad. Por si faltaba algo en el espectáculo circense, la denuncia la puso na víctima que se convirtió en adepto de la secta ultracatólica de el Opus Dei, o, lo que sería lo mismo, pusieron a la zorra en el gallinero para cuidar a las gallinas. Tampoco es necesario buscar casos excepcionales como el de ayer, la monja católica japonesa en Argentina, que proporcionaba víctimas de hasta 5 años a los sacerdotes pederastas. Yo mismo de niño fui testigo de un caso de pederastia en un colegio católico, aunque el pederasta fuese un profesor laico, el delito se describió con eufemismos, se trató internamente sin acudir a la justicia, y el pederasta recibió como castigo la entrega de su carta de dimisión voluntaria. No sé quién era la víctima, un niño de 11-12 años, pero al menos yo me sentía como un bicho raro las contadas veces que lo comenté a otros españoles.

Dejar respuesta