Aryeh Deri, veta esfuerzos municipales para permitir a las empresas trabajar en Shabat

0
412
El ministro del Interior, Aryeh Deri. Foto Facebook

El ministro del Interior, Aryeh Deri, vetó los estatutos aprobados en sus ciudades que legalizarían formalmente la apertura de negocios los sábados (shabat), el día judío de descanso.

Cuatro municipalidades fueron informadas: Holon, Givatayim, Herzliya y Modi’in-Maccabim-Re’ut, se unen a Rishon LeZion, que recibió un aviso similar hace un mes y medio. Rishon y Holón solicitan al Tribunal Supremo que obligue a Deri a aprobar sus estatutos.

El Ministerio del Interior explicó que el Aryeh Deri rechazó las propuestas porque los municipios no pudieron explicar satisfactoriamente por qué era necesario abrir los negocios en Shabat, así como a qué intereses prestan servicios.

Tal requisito es parte de la Ley de Supermercados, que fue aprobada por la Knéset a principios de año, la que otorga al ministro del interior poder de veto sobre los estatutos municipales que tienen que ver con la observancia de Shabat en la esfera pública.

Voceros de la oficina del ministro informaron que, considera que es un valor judío y social permitir que los trabajadores descansen en Shabat, fuera de que los municipios que intentaron permitir que las empresas abrieran en Shabat no lograron probar en qué circunstancias es necesario, abrir los supermercados los sábados, tal y como exige la ley.

“Cabe señalar que la aplicación de las empresas que operan en Shabat está bajo la autoridad exclusiva de los municipios. El Ministerio del Interior no tiene autoridad ni capacidad para hacer cumplir esta ley”, dijo el comunicado.

El intendente de Modi’in, Haim Bibas, dijo en respuesta que “el Ministerio del Interior se está involucrando en políticas baratas antes de las elecciones para ganar votos”. El ministro no tiene la autoridad para vetar los estatutos, definitivamente no lo que se ha promulgado antes de la legislación de la Knesset (la Ley de Supermercados) hace siete meses”

Las autoridades locales que presentaron una demanda ante el Tribunal Supremo declararon que las acciones de Deri son “una gran interferencia en los asuntos locales y una violación de la democracia”.
Ne’emanei Torah Va’Avodah (un movimiento sionista religioso) acusó a Deri de aumentar la división entre israelíes religiosos y seculares con respecto al Shabat en la esfera pública. Pidieron a los políticos locales que evitaran empantanarse en una “guerra civil” a causa de Deri y, en su lugar, permitieran un diálogo saludable sobre el tema de Shabat en la esfera pública.

Dejar respuesta