Arremeten contra la posesión del tráfico ilegal de armas

0
1544
Foto: Fuerzas de Defensa de Israel

El fiscal del Estado de Israel emite nuevas directrices

El Fiscal del Estado emite nuevas directrices para que impongan castigos a aquellos que poseen o comercian en todo, desde municiones, armas de fuego hasta bombas.
Israel está tomando medidas enérgicas contra la posesión y el comercio de armas ilegales. El fiscal estatal establece nuevas normas para los fiscales en relación con los casos de tenencia y portación de armas ilegales, así como el comercio que los involucra, mientras que hace distinciones entre tipos de armas.
En circunstancias inusuales, el fiscal del Estado, Shay Nitzan, escribió en una circular difundida a los fiscales, los juristas deberían buscar términos carcelarios significativos en el caso de infractores no reincidentes. El folleto describe qué rangos de sanciones deben pedir los fiscales, a raíz de la condena por los delitos antes mencionados.
Mientras que las nuevas directrices no cubren el uso ilegal de armas propiamente dicho, distinguen entre los delitos que implican diferentes tipos de armas – menos graves son las municiones, seguido de bombas incendiarias (los llamados cócteles molotov), luego las pistolas y armas cortas, rifles, sub- ametralladoras y por último explosivos.
Sobre la base de las nuevas normas, los fiscales deben sancionar seis meses de prisión por posesión ilegal de municiones, a pesar de que esa pena puede convertirse en servicio a la comunidad. El delito de tenencia ilícita de municiones debe llevar en adelante una pena de prisión de seis a ocho meses y el comercio de armas de seis a 12 meses de prisión.
Una persona en posesión de una bomba incendiaria deberá ser condenada a una pena de entre seis y 18 meses; el autor entre 7 meses a un año; y el castigo para la negociación de bombas tipo molotov debe estar entre 10 y 30 meses de prisión.
Por poseer un arma de fuego sin licencia, los fiscales demandarán de uno a tres años de prisión. Portar un arma ilegal se considera un delito más grave: Para este delito la sanción será de cuatro años de prisión y por tráfico y comercialización de estas armas, será de seis años.
Por la posesión de explosivos, demandarán hasta siete años de prisión, en casos extremos, por portar explosivos ocho años y por comercializarlos entre cinco y once años.
Nitzan explicó que, cuando se decida la penalidad la corte deberá tener en cuenta, entre otras cosas, el tipo de arma, el número de armas que el acusado tenía en su poder, donde tenía las armas y la peligrosidad que se planean. Además se deberá tener en cuenta los antecedentes del delito (por ejemplo, una pelea) o si el acusado tenía un plan concreto para utilizar las armas.
Las nuevas directrices fueron elaboradas por un equipo de la Oficina del Fiscal del Estado, que está trabajando para actualizar la normativa existente y preparar directrices para medidas de castigo donde no existen. ■

Dejar respuesta