Arca de Noé construida en Holanda llegaría a Israel

0
562
Foto: REUTERS / Toussaint Kluiters

Después de cuatro años y de $1,6 millones, el carpintero holandés Johan Huibers finalizó en el 2012 su gran proyecto de construir una réplica del Arca de Noé.

Siguiendo las indicaciones que aparecen en la Biblia, tal como le fueron entregadas a Noé directamente por Dios, este devoto cristiano logró completar su obra, una masiva embarcación de 390 pies de eslora y 2.500 toneladas, que con sus 22 metros de alto luce exactamente como luciría la gigantesca vivienda en la que Noé realizó el famoso rescate bíblico de la biodiversidad de la Tierra.

Huibers, holandés de 60 años, se empeñó en esparcir el mensaje de la Biblia en una forma amena e interesante. En 2016 completó su primer proyecto de construir una réplica del Arca de Noé, pero la completó a la mitad del tamaño original. Aparentemente, la gente se entretuvo más en su reducido tamaño que en atender el mensaje bíblico, así que vendió la nave y se embarcó en la tarea de construir una nueva según las especificaciones originales del gran ingeniero naval del universo.

El proyecto llevó al buen Johan a contratar una pequeña tropa de trabajadores. Los costos de empleados y materiales fueron costeados gracias a la recaudación de fondos aportados voluntariamente por el público a la Ark Of Noah Foundation, creada al efecto y que cuenta con una página de Facebook donde el visitante podrá enterarse de los pormenores y hasta realizar una visita virtual al Arca.

A la fecha, la nave se encuentra atracada en un puerto holandés convertida en una atracción turística que ya ha recibido cientos de miles de visitantes y que puede recibir hasta 5.000 espectadores a la vez en sus cinco cubiertas que, entre otras atracciones, muestra réplicas de algunos de los animales que la nave original albergó.

Johan Huibers ha comentado a los medios internacionales su intención de navegar en el Arca hasta Israel, lo que considera un destino natural (y su preferido) para la bíblica embarcación. Sin embargo, debido a que el Arca carece de motor esta debe ser remolcada, lo que convierte el viaje en una empresa que requiere poco más de $1 millón, tarea a la cual ya Huibers puso manos a la obra para asegurar que en un futuro cercano la réplica del Arca de Noé arribe a las costas de Israel.

Dejar respuesta