A 70 años del (continuado) rechazo árabe a la Partición de Palestina

3
1179
Restos de un convoy del Hospital Hadasa, atacado por árabes. Fueron asesinadas 78 personas

Liora Chartouni

Habiendo llegado al septuagésimo aniversario de la Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas para la partición de Palestina, que fue aprobada el 29 de noviembre de 1947, (1) es apropiado examinar el impacto y la importancia de esa resolución, especialmente para los líderes palestinos. De hecho, Mahmoud Abbás, presidente de la OLP y jefe de la Autoridad Palestina, al apelar al Secretario General y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), se refiere constantemente a esa resolución como fuente de autoridad para el establecimiento de un estado palestino, y para delinear sus fronteras. (2)

Con base en el derecho internacional, así como en evidencia fáctica e histórica, este documento detalla el significado y el impacto de la Resolución 181, además de explicar por qué no puede servir como referencia legal y autorizada para el establecimiento de un estado palestino y el derecho a la autodeterminación para el pueblo palestino.

Resolución 181 de la ONU: su contexto histórico

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU, en la Resolución 181, aprobó lo que se conoce como el “plan de partición”. Este plan pretendía dividir el área geográfica de Palestina en dos estados distintos: uno judío y otro árabe, con Jerusalén como una entidad separada ministrada internacionalmente (corpus separatum). (3) Treinta y tres países votaron a favor, 13 en contra, diez se abstuvieron y uno estuvo ausente. (4)

Inicialmente, tanto judíos como árabes se sorprendieron por la idea de partición. (5) “El movimiento sionista consideraba a Eretz Israel como un patrimonio judío”, según el erudito israelí Prof. Shlomo Avineri, “y el esfuerzo por alcanzar una mayoría judía tenía el objetivo de otorgarle a este reclamo apoyo internacional y legitimidad. Y el emergente movimiento nacional palestino… consideró a Falastin como una parte integral de la gran patria árabe como todas las demás tierras desde Marruecos hasta Irak”. (6)

Sin embargo, aunque las dos partes compartieron la sorpresa, su reacción al plan de partición se diferenció significativamente. Los judíos aceptaron el plan con una mezcla de alegría y vacilación, mientras que los árabes lo rechazaron y lanzaron una guerra para impedir por la fuerza su implementación.

Aunque ambas partes reclamaron un derecho legítimo de habitar la zona, los árabes no les dieron a los judíos ningún derecho en su patria ancestral, y una gran mayoría todavía mantiene este punto de vista hasta el día de hoy. La adopción de la Resolución 181 de la ONU fue vista como cataclísmica por el lado árabe; no solo no la respetaron, sino que se declararon en guerra contra el incipiente Estado judío para expresar su descontento y su negativa a permitir la existencia de dicho estado.

Contenido de la Resolución 181 de la ONU

El plan de partición terminó oficialmente el mandato británico para Palestina. Las fuerzas británicas debían ser evacuadas de Palestina pocos meses después de la implementación de la resolución, más precisamente el 1 de agosto de 1948. (7) Sugirió además que el área de Palestina se dividiera en ocho partes: tres ciudades debían estar bajo el dominio judío, tres ciudades bajo el dominio árabe, y la ciudad de Yafo (Jaffa) estaba destinada a un distrito árabe bajo el dominio judío. (8) Jerusalén estaba destinada a ser administrada por un Comité Ad Hoc de la ONU y, por lo tanto, tiene el estatus de una ciudad internacional, que no pertenece a ninguna de las partes.

En segundo lugar, la resolución establece que ninguna de las partes debe tratar de evitar la implementación exitosa de todas sus cláusulas, en las que se establece:

“La resolución solicita que el Consejo de Seguridad considere, si las circunstancias durante el período de transición requieren tal consideración, si la situación en Palestina constituye una amenaza para la paz. Si decide que existe tal amenaza, y para mantener la paz y la seguridad internacionales, el Consejo de Seguridad debería complementar la autorización de la Asamblea General tomando medidas, de conformidad con los Artículos 39 y 41 de la Carta, para facultar a la Comisión de las Naciones Unidas a ejercer en Palestina las funciones que le asigna esta resolución”. (9)

Sin embargo, la ONU no tomó medidas para seguir adelante con su evaluación cuando la agresión árabe tuvo lugar contra los judíos en 1947 y especialmente en 1948, luego de la declaración de independencia de Israel. (10) Por lo tanto, aunque la Resolución 181 pretendía crear un modus operandi entre las dos partes, no lo hizo, ya que la parte árabe la rechazó categóricamente. Su implementación, por lo tanto, no podría lograrse.

La resolución no se puede utilizar como base para la estadidad palestina

Dado que los estados árabes rechazaron la resolución luego de su adopción e impidieron su implementación, los líderes palestinos hoy ni pueden afirmar lógica ni legalmente que la Resolución 181 pueda servir como base para el establecimiento del estado palestino. Uno no puede rechazar y socavar una resolución formal y cambiar de opinión 70 años después.

Con increíble atrevimiento, el observador de la OLP Nasser al-Qidwa envió una carta al secretario general de la ONU Kofi Annan en 1999, exigiendo que “Israel todavía debe explicar a la comunidad internacional las medidas que tomó ilegalmente extendiendo sus leyes y regulaciones al territorio ocupó en la guerra de 1948, más allá del territorio asignado al Estado judío en la Resolución 181”.  (12)  Este territorio incluía varias ciudades israelíes modernas, así como Jerusalén.

El Dr. Dore Gold, embajador de Israel en las Naciones Unidas, se enfrentó directamente con este problema. Respondió citando el discurso del Primer Ministro David Ben-Gurión en la Knéset en diciembre de 1949, en el que afirmó que Israel ya no podía aceptar la Resolución de la ONU de 1947 como vinculante. Como la ONU no implementó su propia resolución, Israel consideró la resolución como nula e inválida. (13)

Con respecto a la ciudad de Jerusalén, la propia resolución rechazada formuló que la ciudad debía ser gobernada internacionalmente durante diez años, después de lo cual los residentes celebrarían un referéndum para decidir sobre su soberanía.

Además de no haber sido implementado adecuadamente y haber sido rechazado por los árabes, el plan de partición es semánticamente nebuloso en cuanto se refiere a la creación de un estado árabe, no de un estado palestino. De hecho, en ningún lugar indica la creación de un estado palestino para el pueblo palestino, sino que establece la creación de dos estados dentro del área de Palestina, uno judío y otro árabe. Nunca hubo tal designación como “palestina” para la población árabe que reside en la zona, y la designación fue adoptada solamente en 1964 con la creación de la Organización de Liberación de Palestina (OLP). Por lo tanto, cuando Mahmoud Abbás afirma que la Resolución 181 es una prueba sólida y la base de que los “palestinos” tienen derecho a su propio estado dentro de las fronteras que delinea, está engañando a la comunidad internacional.

Dado que los estados árabes no solo rechazaron el plan sino que se declararon en guerra contra el nuevo Estado judío, no están en posición alguna de usarlo como fuente legal para el establecimiento de un estado propio.

Por último, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, las resoluciones de la Asamblea General son simplemente recomendaciones y no son jurídicamente vinculantes. Solo las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad en virtud del Séptimo Capítulo de la Carta, para hacer frente a las amenazas a la paz internacional y los actos de agresión, pueden ser obligatorias. Por lo tanto, la Asamblea General, a través de su resolución de Partición de 1947, no estaba facultada para hacer ningún reglamento, y menos aún para dibujar las fronteras de las naciones. (14).

Además, la declaración de independencia de Israel en mayo de 1948 redujo aún más la importancia de la Resolución 181. Tanto ella como su plan de partición se volvieron insignificantes. Según el profesor Eugene Kontorovich, quien cita la dependencia de Israel del principio uti possidetis, un término latino que significa “como usted posee”, las fronteras del nuevo estado de Israel siguieron siendo las de la Palestina del Mandato Británico. (15)

De hecho, dado que el liderazgo árabe rechazó las cláusulas de la Resolución 181, la delineación de fronteras ahora se define como consecuencia de la Guerra de Independencia de 1948-1949. Por lo tanto, Israel tiene derecho legal a los territorios que adquirió después de su conflicto con los árabes en 1949.

En conclusión, sobre la base de pruebas fácticas e históricas sólidas, así como del derecho internacional, la Resolución 181 no solo no es vinculante, sino que de ninguna manera puede considerarse como la base de una reivindicación palestina de la condición de Estado. Los líderes árabes la rechazaron categóricamente en su totalidad, además de librar una guerra contra el recién nacido Estado judío para que la resolución no sea operativa. Los líderes palestinos de hoy no pueden referirse válidamente a esa resolución como la base para establecer un estado palestino y, por la misma razón, no pueden acusar a Israel de no cumplir con ella.  Además, dado que la ONU ni siquiera logró implementar su propia resolución, ¿qué credibilidad y legitimidad tiene? Es hora de que los líderes árabes dejen de manipular las Naciones Unidas y los hechos históricos. Lamentablemente, en función de su comportamiento externo en las últimas décadas, sería difícil esperar un cambio de ellos en el corto plazo.

 

(1) Sitio web oficial de la ONU. La cuestión palestina. http://www.un.org/french/Depts/palestine/history2.shtml

 

(2) Solicitud del Estado de Palestina para la admisión a la membresía en las Naciones Unidas http://www.un.org/en/ga/president/66/Letters/PDF/Palestine%20Application%20for%20Admission%20-%2023% 20 de septiembre% 202011.pdf

 

(3) Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 29 de noviembre de 1947.

 

(4) Archivo de Estado de Israel. Resultados de la votación de las Naciones Unidas, con firmas, 29 de noviembre de 1947

 

(5) Avinery, Shlomo. 2011. Autodeterminación y la Declaración de Independencia de Israel s, p.36

 

(6) Ibid

 

(7) Resolución 181

 

(8) Sitio web oficial de la ONU. La cuestión de Palestina. http://www.un.org/french/Depts/palestine/history2.shtml

 

(9) Resolución 181

 

(10) Dori Gold (2011). Los palestinos resucitan el plan de partición. Publicado por el Jerusalem Center for Public Affairs. http://jcpa.org/article/the-palestinians-resurrect-the-partition-plan/

 

(11) Declaración de la Liga Árabe de la invasión de Palestina, 15 de mayo de 1948

 

(12) Carta de fecha 25 de marzo de 1999 dirigida al Representante Permanente de Palestina ante las Naciones Unidas   https://unispal.un.org/DPA/DPR/unispal.nsf/0/C84892FBB9963ACE052567450051EA88

 

(13) Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel.  Declaraciones del Primer Ministro Ben-Gurión a la Knéset http://www.mfa.gov.il/mfa/foreignpolicy/mfadocuments/yearbook1/pages/5%20statement%20to%20the%20knesset%20by%20prime%20minister%20ben -g.aspx

 

(14) Eugene Kontorovich. 2014. Crimea, Derecho internacional y Cisjordania. Revista Commentary

 

(15) Ídem

 

Fuente: Centro de Jerusalén para Asuntos Públicos

3 Comentarios

  1. Cuanto más se retrotraen en la historia los árabes, más se desdibuja cualquier reclamo legítimo que pretendan realizar. Tampoco hay que olvidar que los palestinos de Cisjordania son hijos de jordanos y que ese país se redujo a lo que está en la margen oriental del Rio Jordán. Israel conquistó la margen occidental en dos ocasiones y solo por misericordia les permitió seguir viviendo allí.

  2. Yasser Arafat profetizó que Israel no va a durar mas de 70 años, y esa edad Israel la cumplirá el año que viene…
    ¿Será que Iran y Hezbollah estan preparandose para una gran guerra el año proximo? ¿Querran convertir la “profecia” de Arafat en una profecia autocumplida?

  3. Si,menos años dijeron en 1948,1956,1967 y 1973 . Eso de hacer previsiones , o vaticinar cuando se sabe que uno no las verá, es como , dice el biblista, dar caza al viento.

Dejar respuesta